Ruta de Miguel Hidalgo hacia el Norte, por Aguascalientes, Zacatecas y San Luis Potosí

“LA RUTA QUE SIGUIO EL CURA DON MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA DESPUES DE LA DERROTA DEL PUENTE CALDERON”

 

Por: Pascual Soto Gómez
Cronista de Jalpa, Zacatecas.

Los cronistas municipales reunidos en el Primer Coloquio de Historia Regional que se tuvo verificativo el sábado 17 de julio de este año en el Municipio de Jalpa, cada uno de ellos dio su crónica sobre la ruta que siguió el Cura Hidalgo por cada uno de los municipios que conforman el Cañón de Juchipila, desde Moyahua, Juchipila Apozol, Jalpa y Huanusco y se concluyó en estas ruta quedando de la siguiente manera a saber:

En 1810, la insurgencia se hizo presente en nuestro estado en las regiones de Villanueva, Tabasco y Nochistlán. De hecho, el investigador Héctor Sánchez Tagle afirma que era natural que una rebelión de fuerte componente indígena, como la surgida en Dolores, tuviera un eco inmediato en zonas con alta presencia de grupos étnicos, como los cañones de Juchipila y Tlaltenango.

Aquí surge la figura del primer caudillo local, Daniel Camarena, quien toma Nochistlán el 12 de octubre de 1810. Junto con el vecindario, Camarena saqueó las cajas reales, aprehendió al subdelegado Felipe Hernández, dirigiéndose a Juchipila y Jalpa. Días después capturó al intendente Rendón, una de sus hazañas más sonadas, a quien condujo hasta Guadalajara y entregó, en calidad de prisionero, al cura Hidalgo.

Cabe mencionar que Daniel Camarena se hallaba a las órdenes de otro singular personaje, el ex–militar criollo Rafael Iriarte, «el líder insurgente con mayor influencia en la intendencia de Zacatecas», de acuerdo con Sánchez Tagle. El hecho de que Iriarte aparezca nombrado junto a Hidalgo, en el corrido que nos ocupa, habla de su importancia dentro de la jerarquía insurgente, incluso es probable que él hubiera participado en la conspiración desde Querétaro. Sin embargo, tras los sucesos de la batalla del Puente de Calderón, el 17 de enero de 1811, cerca de Guadalajara, donde los insurgentes fueron derrotados, la suerte de todos estos actores de la primera etapa de la guerra de Independencia daría un vuelco.

En el caso de Iriarte, éste terminaría siendo fusilado por Ignacio López Rayón, bajo el cargo de no haber acudido en auxilio de los insurrectos en el citado combate, aunque en su descargo habría que decir que tres semanas antes, el 25 de diciembre de 1810, Iriarte enfrentó casi sin ningún apoyo —de los muchos que se le habían prometido— a las tropas realistas de las Provincias Internas, en la batalla de Fresnillo, por lo que su capacidad de maniobra, al ser derrotado, quedó mermada. Tras estos reveses, la plana mayor insurgente ingresó a territorio zacatecano a lo largo de la cañada del río Juchipila, atravesando poblaciones como Moyahua, Juchipila, Apozol, Jalpa, San José de Huajúcar (hoy Calvillo, Aguascalientes) y la hacienda de San Blas de Pabellón, donde Hidalgo fue relevado de la jefatura militar. A fines de enero de 1811 llegaron a la ciudad de Zacatecas y luego continuaron hacia la villa de Guadalupe, como narra el siguiente fragmento de las Mañanas de Hidalgo:

A las seis, a Guadalupe,
por la calle Cifuentes,
llegaron el Cura Hidalgo
y su tropa de insurgentes.

Que harán esos gachupines,
mercaderes y mineros,
con Hidalgo y con Iriarte
que son hombres justicieros.

¿Por qué tendrá Hidalgo escolta,
si es valiente y es guerrero?
—No lo sabe ni la tropa,
contimás el pozalero.

Arriba Miguel Hidalgo
que ha llegado a nuestra tierra,
que ha matado gachupines
y que les hace la guerra.

MOYAHUA

Después de la derrota de Puente de Calderón el 17 de enero de 1811; Hidalgo y su tropa se dirigió al norte donde había poblados que apoyaran la causa y lo ayudarían.

Según Versiones de la Gente de estos lados decían que don Miguel Hidalgo no se vino por el camino real (ayudado por padre Calvillo que se sabía bien los recovecos y travesías de esta región) sino por un lado ya que venía en franca huida.

Se dice que al llegar a Ixtlahuacán del Río fue por Cuquio al bajar por la Barranca de Asediano llegan a Atebaida no llegaron al limón (como otros historiadores lo han manejado), siguieron por Atecajete rumbo a Santa Rosa pasando por el Mezquite Redondo.
Al llegar al Pueblito de Moyahua (no se sabe si era el Moyahua viejo). (Se cree que llegaron entre el 18 y 19 de enero aseveración no confirmada) acamparon en el cerrito alto al noreste de Moyahua, por contar con buen divisadero a los cuatro puntos cardinales y bajando la lomita a unos cuantos metros se encontraba un ojo de agua. Desde entonces se le conoce como Cerro del Campamento.

Cuentan que aquí no durmió Don Miguel Hidalgo, solo descansó porque la capilla no contaba con un cura; era atendida por uno que venía de Juchipila.
Desde la cima de este cerro se lanza a divisar el cerro de las ventanas del Remolino, para el sur se alcanzaba a ver el camino real y a los que los perseguían; les llevaban una gran ventaja así que se quedo una parte de la tropa mientras otros se fueron acompañando a Don Miguel Hidalgo. (1).

JUCHIPILA

En el caso de Juchipila, era el único municipio que la cabecera estaba en manos de realistas como Juan de Muñana. De hecho Miguel Hidalgo pasó por Juchipila cuya ruta está atestiguada y se dice que pasó una noche en este pueblo; para luego seguir su camino, con tal de llegar a su destino.

Al llegar de Moyahua pasó por las comunidades de Contitlán, Guadalajarita, tuvo que vadear por detrás del cerro de las Ventanas, para llegar a Pueblo Viejo, y de ahí llegar a los barrios de la Rinconada, las Chiveras, San Sebastián, San José y Caballerías, aquí Alejandro Topete del valle en su obra “El Padre Hidalgo en Aguascalientes” publicada el10 de mayo de 1953 que publicó en el periódico “El sol del centro” consigna así los hechos “Al llegar el Padre de la Patria a Juchipila, es recibido con muestras de afecto. Por más que su estancia haya sido breve en este poblado…pero… dejémosle la palabra a Topete del Valle”… “Agrega el Sr. Meza que allí existía una modesta casa desde cuyos balcones, el sr. Cura arengó al pueblo congregado invitándolo a adherirse al movimiento independentista y que no queriendo pernoctar en el pueblo prefirió hacerlo en un sitio denominado “Caballería de San José de los Asotes” a tres kilómetros al norte de Juchipila, diciendo misa al día siguiente, “Al pie de un Guamuchil”. esto de las misas, opinamos nosotros que no pasara de ser leyenda o conseja, pues es constante que el Padre Hidalgo, desde que tomó las armas no volvió a celebrar ninguna misa, según el mismo lo declaro, debido a la situación de “irregularidad” en que, como eclesiástico, había incurrido. El paso de Juchipila debió efectuarse ya bien tarde el día 18, y si descanso como se dice, en San José de los Osotes, ello debió suceder la noche del mismo día, para reanudar la marcha en las primeras horas del día siguiente” se dice que Hidalgo arrendo al pueblo de Juchipila pero es imposible ya que la cabera municipal estaba Muñana un español Realista.

APOZOL

Al llegar al municipio de Apozol llego a la tiricia, paso a Apozol en donde descanso en unos jacalitos, la gente que supo de su presencia acudió a visitarlo, dicen la tradición oral que algunos apozolences se fueron con el Cura Hidalgo. Al salir de Apozol se dirigió a la Chihuila, pasó a San Miguel Atotónilco y llego a Achoquen para de ahí dirigirse al municipio de Jalpa.

JALPA

Llega al Municipio de Jalpa, por el Camino Real que llegaba a la Cofradía. El nombre que lleva esta comunidad se debe a la congregación o hermandad que forman algunos devotos, con autorización competente, para ejercitarse en obras de piedad. En un principio a esta hacienda se le llamaba Acapepesco perteneció a Bartolomé Flores de la Torre en 1727, después pasó a manos de las madres Clarisas de Querétaro y se convirtió en Hacienda de obras pías. De ahí se encamino a Huaracha (Hoy San José de Huaracha), Jaboneras, Caballerias, San Nicolás, llegó a Jalpa ya tardeando, según la costumbre pueblerina un 18 de enero de 1811 a la tienda de raya de los dueños de la mina la Leonera que eran unos criollos, según la tradición el cura Hidalgo traía una bota descompuesta y un diligente zapatero del pueblo se la arregló, en uno de los balcones de dicha tienda arengó al púeblo para que se le unieran a la causa, el resto de la tropa durmió enfrente de la tienda de raya en unos portales que existían que antes de su remodelación conocido como el Portal Quemado, así lo consigna Topete del Valle “JALPA.- No hay antiguo vecino del lugar, que no sepa la común y general tradicional legada de padres a hijos, sobre el tránsito de nuestro libertador . Desde la casa numero uno de la actual calle de Hidalgo (finca que perteneció hace muchos años a don Vicente Ornelas, con vista al Norte y al Poniente), arengó a la multitud allí reunida, con toda probabilidad en la mañana del día 19 de enero. Entre quienes acompañaban al antiguo párroco de Dolores, venían Don José María Flores (Muñeton así lo confirma el Sr. Francisco Villareal en platicas con él) antepasado (bisabuelo) del señor don Teódulo Flores que reside actualmente (1953) en Aguascalientes y a quien debo estimables informes. Don José María venia en calidad de curandero y cirujano de aquel maltrecho puñado de libertadores, debo agradecer también los valiosos datos proporcionados por los señores don Ángel Nieves, Presidente Municipal de Jalpa, y a su entusiasta y competente Secretario Don Elfego Romero Medina” ( Pedroza Arteaga José. “Recordando la Obra de Topete del Valle” Quinta parte, ensayos titulados “”El Padre Hidalgo en Aguascalientes” el Sol del Centro 10 de mayo de 1953). Y así lo consigna la placa colocada en dicha casa que reza lo siguiente. “En este lugar pernoctó, el ilustre libertador el Sr. Miguel Hidalgo y Costilla su paso al norte, el Pueblo de Jalpa dedican este recuerdo como gratitud. Enero-18 de 1811 H. Ayuntamiento 65-67.”

El día 19 a muy temprana hora siguió el camino rumbo hacia el norte pasando por arroyo del muerto, La Escondida, Telepache, Teocaltichillo, Hacienda de Santa Clara de ahí pasan el arroyo que divide la municipalidad de Jalpa con la de,Huanusco.

HUANUSCO

Llegan al Ojo de Agua de los Flores, Ramírez, Mexiquito hasta llegar a la Hacienda de San Pedro en donde paran un momento a Desayunar según el cronista de ese contingente, un jarro de leche bruta y una pieza de pan, suben por el camino real que los condujo a la mesa de San Jacinto y se encamina el heroico contingente hacia el Valle de Huejucar (hoy Calvillo).

Agradecemos la participación de los Cronistas del Sur de Zacatecas:
Moyahua: Profra. Eleticia Quintero Lara.
Juchipila: Profr. Raúl López Robles, Profr. Bernardo García Durón.
Apozol: Profr. Toribio Ramírez Ramírez.

 

 

EL ITINERARIO DE HIDALGO DESPUES DE LA DERROTA DE PUENTE DE CALDERON.

TRABAJO QUE PRESENTA EL PROF. JUAN ANTONIO REYES CASTAÑEDA EN LA REUNION DE SALINAS, S.L.P. CELEBRADO EL DIA 10 DE ABRIL DE 2010.
Señores Cronistas:

Quiero iniciar recordando las palabras del sabio laguense el Pbro. Agustín Rivera Sanromán que al comentar la retirada de Hidalgo rumbo a Pabellón.

Ruta de Miguel Hidalgo hacia el Norte de México, por Aguascalientes, Zacatecas y San Luis Potosi

Ruta de Miguel Hidalgo hacia el Norte de México, por Aguascalientes, Zacatecas y San Luis Potosi

¿Quién se ha ocupado del humilde camino de Hidalgo, fugitivo de Calderón a Pabellón? Alamán se burla del pobre Hidalgo, fugitivo después de Calderón; pero cada uno tiene su modo de pensar, de sentir y escribir, y para mí ese camino de Hidalgo fugitivo, es digno de la filosofía de la Historia. ¡Pobre Hidalgo! Caminó trotando, galopando de día y de noche, no en la flor de la juventud, sino a los cincuenta y siete años ocho meses, con el cabello cano despeinado, el vestido sucio y roto, el rostro tiznado por la pólvora, sufriendo los ardores del sol y los hielos del crudo enero, deteniéndose unos momentos para tomar un grosero alimento junto al metate y el comal de una choza y seguir galopando.

Por lo menos en una cosa están de acuerdo los historiadores, que la batalla de puente Calderón – por cuyo fondo corre el rio Colorado con un puente de 4 arcos, llamado así en honor del Gobernador Presidente D. Francisco Calderón y Romero, construido por los tres cuartos del siglo XVII,-se realizo el jueves 17 de enero, de las 9:00 hrs. a las 15:00 hrs. El problema radica después de esta hora, historiadores de mucho prestigio no se ponen de acuerdo unos dicen que Hidalgo se dirigió a Guadalajara, entre ellos, Lucás Alamán con todo y su sobresaliente talento hace volver a pasar a Hidalgo, entre sus enemigos, llevándolo a Guadalajara y volviéndolo a encaminar a Zapotlanejo, extravía al caudillo por las barrancas y desfiladeros imposibles de transitar en el tiempo tan breve que lo sitúan en la ciudad de Aguascalientes (ciudad en la que jamás estuvo el prócer);en fin, otros escritores como Antonio Pérez Verdía o Luis Báez Brotchil y Vito Alesio Robles, por mencionar algunos, también incurren en dudas y confusiones “al describir la memorable y dolorosa jornada”, caen en el irremediablemente en el error derivado del absoluto desconocimiento geográfico de la región.

Si analizamos exhaustamente cuál podía ser en aquellos momentos supremos, el pensamiento fundamental y lógico de nuestros próceres, acordaremos que la premisa era: SALVAR, EN EL MENOR TIEMPO POSIBLE, LA MAYOR DISTANCIA, POR LOS CAMINOS MAS SEGUROS y tratar a la vez que se le reuniera algún núcleo insurgente bien organizado que pudiera reforzar, amparar y proteger a la maltrecha hueste.

Así debieron pensar en Aguascalientes, donde se dispondrían de la División que allí tenía de refresco el famoso José Rafael Iriarte a) el cabo Leyton. Ciertamente merecedor de justificaciones recelos en cuanto a su lealtad a la causa, pues había desobedecido órdenes de Allende.

Señores cronistas: ¿cuál tesis es más sustentable? Para el humilde criterio de un servidor la tesis más aceptable es la del meticuloso y talentoso historiador de Termópolis, cuyo itinerario de Hidalgo de Calderón hasta la hacienda de San Blas de Pabellón ha sido reconocido por historiadores tapatíos como: Florencio Zamarripa, Jesús Amaya, etc. Sobre todo el de Topete del Valle, que alrededor de 1950 recorrió la ruta del Cura de Dolores en el Estado de Aguascalientes y el sur de Zacatecas, recogió testimonios escritos, pocos por cierto; tradiciones orales heredadas de generación en generación que Topete rescato para la posteridad, veamos lo que ocurrió después del desastre de Puente Calderón.

Basado en el testigo ocular don Pedro García que lo narra en su escrito titulado “Memoria” Topete tomó lo siguiente…”Hidalgo, pidió su caballo y con aquella pequeña comitiva emprendió la marcha, sin recursos ni equipaje,-entre los 23 individuos que lo acompañaban, apenas se reunían veinte y seis pesos; suma miserable para el viaje que se iba a emprender; se dirigió la marcha RUMBO A LA BARRANCA DE CUQUIO:…”Nos deja también constancia de su llegada al miserable rancho de SAN AGUSTIN DE LAS CALABAZAS, donde por todo sustento no encontraron sino unos cuantos aguacates que bien repartidos, tan sólo tocó uno al buen cura.

De allí, continuaron al pueblecito de Cuquío, donde les esperaba una grata satisfacción ,que el mismo García describe de la siguiente manera: La iglesia tiene la puerta principal muy inmediata al camino y por eso se advirtió gran movimiento como de una solemne función: se pregunto su objeto, y se le dijo; que era una rogación a Dios por la vida del Sr. Cura del pueblo, diciendo que no le avisaron de su presencia, porque hallándose en el altar y en un acto tan solemne y santo, no era prudente distraerlo además, que iba de prisa y no podía perder un momento…

El Prof. Topete entrevistó a D. Miguel Pérez, Presidente Municipal de Cuquío,-como ya se menciono – aproximadamente por 1950, y le dijo que existe una placa conmemorativa del paso del Padre Hidalgo por el lugar el 17 de enero de 1811, es decir, el mismo día de la batalla SAN CRISTOBAL DE LA BARRANCA, punto obligado por donde pasó el jefe de la insurrección porque constituye la puerta de entrada, al llamado “Cañón de Juchipila”. Utilizado el camino de la Silleta paso por los poblados de la Estanzuela y Mezquital del Oro hasta llegar a Juchipila, tesis sustentada por el culto vecino del lugar, don Manuel Meza Zarza y por el ingeniero Vito Alesio Robles en “Gajos de la historia “publicado en Excélsior número 12,953 correspondiente al 5 de marzo de 1951. El paso de Juchipila debió ocurrir a temprana hora del viernes 18 de enero de 1811.San José los Osotes Apozol, luego Jalpa, donde desde la casa número 1 de la actual calle de Hidalgo arengó a la multitud allí reunida.

Aquí llego a la parte central de este tema, cuando el Padre Hidalgo toca tierras de Aguascalientes, el día 19,recorrío el antiguo camino por los poblados de Arroyo de Soto, Jaltiche, Media Luna, Salitrillo, Tinajas y Salitre, para llegar hasta donde entonces fuera CONGREGACION DE SAN JOSE EN EL VALLE DE GUAJUCAR actual floreciente ciudad de Calvillo. Cuenta la tradición que el Padre Hidalgo sentóse por breves minutos a reposar sus fatigas, bajo la frondosa ramazón de un fresno, partió en las primeras horas de la tarde, era preciso continuar la marcha, buscando siempre caminos apartados, por la sierra Fría, guiado por Juan Simón de Lara, que era asistente de Hidalgo y originario de San José de Gracia, -por tanto conocedor de los caminos de la región, pasaron por los ranchos de los Guajololes y Compañía, en su apresurado viaje llegaron a reposar los molidos cuerpos a las 8 de la noche del sábado 19 de eneros de 1811.

El párroco del lugar tuvo el excelente cuidado y la brillante idea de anotar en un libro el siguiente párrafo, hoy altamente valioso:”…EL DIA 19 DE ENERO DE 1811 A LAS 8:00 DE LA NOCHE LLEGO A ESTE PUEBLO EL SEÑOR CURA D. MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA, DERROTADO EN EL PUENTE DE CALDERON EL DIA 17 ANTERIOR, Y ESTA VISITA FUNESTA Y COMPROMETIDA, LA RECIBIO EN LA CASA CURAL EL SEÑOR CURA DON PEDROCERVANTES, SALIENDO DE ESTE PUEBLO EL SEÑOR HIDALGO A LAS 5:00 DE LA MAÑANA DEL DIA 24 DEL MISMO PARA LA HDA. DE PABELLON…”. Esta interesada anotación, San José de Gracia tuvo el privilegio de servir como primer remanso de paz y tranquilidad para aquellos desventurados vencidos, reposando allí 5 noches y 4 días, donde rehacieron siquiera en parte, su quebrantada moral.

“SAN BLAS DEL PABELLON”, fue la antañona casa de esta hacienda, el último jalón de importancia, del trashumante grupo de patriotas, en territorio aguascalentense. Allí permanecieron los días 24 y 25.-saliendo el día 26 a temprana hora. En su estancia,-como es bien conocido – las desavenencias en los caudillos finalizaron y con la separación del mando supremo del Cura Hidalgo, para depositarlo en Allende, acuerdo que ratificado y hecho público más tarde en Saltillo, en fin este es un tema tan amplio que deberá tratarse en futuras reuniones.

De la hacienda de San Blas de Pabellón, históricamente memorable, fue abandonada por el ya reorganizado y fortalecido núcleo insurgente,-como ya lo mencione-el sábado 26 de enero, pasando por Rincón de Romos,Saucillo,La Punta y Soledad, dejando atrás, después de este último lugar el Estado de Aguascalientes para entrar a Zacatecas por el rumbo de San Pedro Piedra Gorda hasta llegar a Guadalupe el día 27 de enero a las 6 de la mañana, pero aquí mis amigos cronistas quiero dar por terminado mi tema para que mis estimados compañeros zacatecas sean los encargados de darnos a conocer la ruta de Hidalgo en el Estado de Zacatecas.

GRACIAS

SU SERVIDOR PROFR. JUAN ANTONIO REYES CASTAÑEDA

CRONISTA DE SN.FCO. DE LOS ROMO, AGS.

BIBLIOGRAFIA

1.-Rivera y Sanromán Agustín.-Anales de la vida del Padre de la Patria Miguel Hidalgo y Costilla.-Sexto edición.-pp.104

2.-Amaya Jesús.-Hidalgo en Jalisco.-Sociedad impulsora de las letras.-Guadalajara, Jal. 1954.-pp.192, 193.

3.-Topete del Valle Alejandro.-”El padre Hidalgo en Aguascalientes.-10 de mayo de 1953

4.-Ramos Colliere Víctor Manuel.-El Padre de la Patria en Guadalupe.- Revista Divulgare.-Guadalupe, Zac. No. 2.- Julio-Diciembre de 2009.

Miguel Hidalgo, su tránsito por los llanos de Zacatecas.

 

Arqueólogo Isidro Aparicio Cruz
Reunión de Cronista
Ojocaliente, Zacatecas.
Mayo 1, 2010
“Año de la Patria”

A finales de enero y principios de febrero de 1811, el valle de Ojocaliente estaba en manos de los insurgentes, la Hacienda de San Pedro; Las Reales Salinas de Santa María del Peñón Blanco; San Diego y la Villa de Ojocaliente, habían sido tomadas por Iriarte entre octubre y noviembre de 1810.

En la hacienda de San Diego se encontraba Mariano Loera nombrado capitán del ejército de los insurgentes; Cirilo González estaba a cargo de la Villa de Ojocaliente como Teniente de Justicia. Por consiguiente cuando el cura Hidalgo transito por este valle lo hizo por territorio de simpatizantes de la insurrección.

Cada posada era una población compuesta de familias conocidas, paisanos los más, unidos en sentimientos y en ideas, resueltos del todo a una larga y tal vez eterna emigración. Pág. 87.

Luego de ser degradado como generalísimo de las Américas, en la hacienda de San Blas de Pabellón, don Miguel Hidalgo y Costilla y el reciente reagrupado ejercito insurgente partió a Zacatecas, tomando el Camino Real, pasando por la Hacienda de San Pedro.

El 26 de Enero de 1811, el Cura Miguel Hidalgo y Costilla por su paso de la Hacienda de Pabellón hacia Guadalupe decidió interrumpir el itinerario para descansar en las inmediaciones de la Hacienda El Refugio. Por tal acontecimiento los habitantes decidieron nombrarlo como Dolores, aludiendo precisamente al lugar donde dio inició el movimiento insurgente.

Continuó su marcha por el Camino Real de Tierra Adentro, transitando por Refugio, Palmillas, y Tolosa. Para arribar después al Puesto de Guadalupe a extramuros de la Ciudad de Zacatecas, donde algunos historiadores refieren que fue hospedado en el Colegio de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe, mientras otros arguyen que fue en el Mesón de Zaldúa al poniente de la Plaza Principal.

El primer punto de la intendencia de San Luis Potosí en tocar Hidalgo, fue Ojocaliente que en aquel tiempo pertenecía a ese territorio como subdelegación, abandonó la de Zacatecas, por el Camino al Refugio, esto permitió que avanzara con mayor rapidez; junto con Miguel Hidalgo iba Allende, tal y como quedo documentado en Las Reales Salinas, donde no se detuvieron.

Encontrándose a cargo de la Plaza Cirilo González, arribó el Cura Miguel Hidalgo a la Villa de Ojocaliente el 5 de Febrero de 1811, no obstante ello tanto Hidalgo como Allende decidieron partir hacia la Hacienda del Carro para llegar a Salinas, ruta que fue trazada por Hidalgo antes de partir de Zacatecas. Mientras tanto la división del ejército insurgente transitaba por San Salvador y el Real de la Blanca.

No se han localizado referencias documentales sobre las actividades realizadas en la breve estancia del Padre de la Patria en Ojocaliente, pero es probable que solo pernoctara en este lugar, al día siguiente Continuó su marcha a Saltillo. Hoy en día sobrevive en la memoria colectiva del pueblo el arribo del cura, quien llegó “para obtener provisiones para el recorrido”.

De Ojocaliente partieron por el oriente, por el Camino Salinero; ocho leguas más adelante se localizaba la hacienda de El Carro, era un camino llano que se encontraba en buenas condiciones todo el año, permitiendo evitar las lagunas y los lomeríos que delimitan el paisaje de esta región y que hacían más tardado el tránsito para las carrosas.

… el camino recto, Real y acostumbrado a todos los caminantes, y carreteros, que de las Salinas transitan para acá, y de aquí para las Salinas, y esto sería , acaso, por reconocer con menos vueltas lo que hay de distante de las Salinas al Carro, y de allí a esta Cabecera. (Autos formados para la división del Curato de Ojocaliente y erección de nueva Parroquia, y beneficio curado en Las Reales Salinas de Santa María del Peñón Blanco 1799. Foja 44F. Archivo Histórico del Arzobispado de Guadalajara).

De la Hacienda de El Carro continuó por el Camino Real a Salinas o Camino Salinero, descansando en el paraje de Azogueros, según referencias de Juan Manuel Córdova citada por el Cronista de Salinas, José de Jesús Hermosillo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s